Bordar

 

Mucho tiempo busqué una manera de expresar y al mismo tiempo de relajarme. Juntar estas dos cosas no era fácil, dado que en mi carrera no juntan ni pegan, sí creamos y expresamos constantemente, pero relajada no sé si mucho, por lo menos yo.

El bordado libre fue algo que llegó en mi pre-natal. Comencé una pequeña investigación estando de vacaciones, donde mi cuñada la Mariche me mostró un par de puntos y ahí empezó mi obsesión.

Llegue a mi casa y no pare de buscar hasta que encontré a @PaulaBordadora , entré en ese bosque y hasta el día de hoy no puedo salir, creo que no saldré jamás.

Tras ir a unas clases con Paula lo confirmé y no solté más.

Es un espacio en donde no todo tiene que ser estructurado, no hay reglas, es solo libertad. Formas, colores, texturas, todo en mis manos y de la manera que quieras.

Obviamente al ser una obsesión no alcanzo a terminar uno y ya estoy empezando otro y así tengo muchos proyectos que no he terminado como mi famoso Zorrito, que aun siento no ha terminado, y quizás eso es lo entretenido de esto, es infinito.

Hoy siendo mamá es difícil encontrar esos espacios de tranquilidad para poder bordar sin que saquen las lanas y terminen por toda la casa, pero hay días que se encuentran, en las siestas de Juan, en las noches, siempre hay 1 o 2 minutos en que un par de puntos doy.

Espero algún día lograr enseñarles y mostrarles esta terapia como la llamo yo, que son mis bordados, por mientras por acá nos vemos.

*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s